Informe por Evelyne Monnay, 18 de noviembre de 2016

somalieUnas cincuenta personas participaron el pasado 7 de noviembre a la jornada de reflexión sobre los derechos del niño en Somalia, organizada en Sion (Suiza) en colaboración con el Instituto Internacional de los Derechos del Niño y la Asociación RAJO. Las enormes necesidades de sensibilización y formación para permitir la implementación de la Convención Sobre los Derechos del Niño, recientemente ratificada por un Estado en construcción, fueron confirmadas por todos los participantes provenientes del gobierno, así como del mundo académico, de las ONG o de la diáspora. Los organizadores invitaron los diferentes actores presentes a poner en marcha una red de contactos.

A partir de hoy y hasta la presentación de su primer informe al Comité Sobre los Derechos del Niño de la ONU dentro de un año, el joven gobierno debe informarse sobre los derechos del niño, de lo que implican y de difundir información a la población. El papel de los medios de comunicación, de la televisión deberá ser reforzado para que las personas tomen conciencia de estos derechos, que por el momento desconocen. La sociedad civil que podrá efectuar un informe alternativo, reviste una importancia particular en este proceso y debe organizar, incluso crear. La cuestión de la recopilación de datos es igualmente fundamental.

Entre las prioridades más urgentes para los niños en Somalia se cuentan la seguridad, la educación (acceso a una escuela gratuita y formación de maestros), la lucha contra las prácticas tradicionales perjudiciales (incidencia de la escisión: 98%) y la mortalidad infantil y maternal (sanidad, higiene). Los niños reclutados por las milicias shebab y su reinserción son también un tema de preocupación, así como los desplazados internos.

En Somalia, veinte años de guerra civil se impusieron a las instituciones. Actualmente el gobierno es federal pero el sistema es mayoritariamente compuesto por clanes. El gobierno central no cobra impuestos, no hay un sistema de seguridad social, salvo los niños. El contexto somalí necesita, por lo tanto, una comprensión profunda de parte de la comunidad internacional, que podría ayudar a Somalia a condición de comprenderla.

Uno de los objetivos de este día de reflexión era de reunir los actores interesados en la aplicación de los derechos del niño en Somalia, de los cuales hace parte la diáspora. Las transferencias de fondos de estos últimos se elevan, en efecto, a no menos de 2 billones de dólares al año, es decir, más que la suma enviada por las organizaciones internacionales. Estas «remesas» permiten de cubrir las necesidades básicas. Sin embargo, no se puede olvidar que una parte de la diáspora estaba implicada en el colapso del gobierno en 1991 y que reina mucha corrupción entre las personas que trabajan en la transferencia de dinero. Los somalíes en exilio, además huyeron de su país cuando eran todavía demasiado jóvenes.

En conclusión, es solamente a través de las contribuciones de todos los actores que se podrán realizar las prioridades en sensibilización y formación de la Convención Sobre los Derechos del Niño. Para coordinar mejor este trabajo, una red de contactos fue creada el 7 de noviembre. ¿Interesados a participar? Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Jornada de reflexión

Documentación

Imagen: Feed My Starving Children / flickr, creative commons

Sus comentarios son bienvenidos: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.